La injerencia rusa en Catalunya es real

Presentamos un documento que demuestra que la injerencia rusa en los hechos acaecidos en Catalunya durante el mes de octubre de 2017 es real.

El espionaje ruso se ha esmerado muchísimo en repetir la Historia y lo está consiguiendo. Rusia está intentando, y lo está consiguiendo, que los hechos de Octubre de 1917, la Revolución Rusa, se estén volviendo a reproducir en Catalunya.

Pasamos a reproducir fragmentos del documento interceptado:

Para todas manifestaciones de descontento del pueblo, el PSOE (1) sólo tenía una respuesta: ¡Esperad a la reforma de la Constitución (2), que se reunirá en Diciembre! Esto no satisfacía a los independentistas (3). Lo de la reforma de la Constitución (4) estaba bien, pero ¿olvidábanse los fines concretos por los cuales se había hecho el referéndum (5) y se pudrían los Jordis en las cárceles españolas (6)?

Cada manifestación del 11/09 (7) había obligado al Parlament de Catalunya (8) a asumir contra el dictamen del Secretario General del Parlament, Xavier Muro, y del letrado mayor, Antoni Bayona, y del Consejo de Garantías Estatutarias (9) la Ley del Referéndum de Autodeterminación de Catalunya y la Ley de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República (10), fueron los resultados electorales del 27S de 2015 (11) los que imprimieron todos estos cambios a la dirección del Procés Sobiranista (12). Fueron Junts pel Sí y la CUP (13) quienes lanzaron al mundo los términos del procés (14): derecho de los pueblos a disponer de sí mismos.

Los independentistas que no tenían la mayoría de votos declararon la DUI. Mariano Rajoy aplicó el artículo 155 de la Constitución y convocó elecciones al Parlament de Catalunya para el 21D (15). Comenzó entonces la caza despiadada de los independentistas (16). Se encarceló a la mitad del Govern de Catalunya (17). Puigdemont y cuatro consellers más tuvieron que ir a Bruselas (18) para escapar a la justicia. Quedaron suspendidas varias web .cat y se pone el ojo encima de TV3 (19). Los medios de comunicación de Madrid (20) acusaron a los independentistas (21) de ser tumultuosos (22) y, tanto insistieron en ello, que toda España (23) acabó por creerlos.

Pero el Gobierno del PP (24) se vio en la imposibilidad de fundamentar sus acusaciones. Se reveló que los documentos que habían de probar la rebelión, la sedición… (25) eran falsos. Los independentistas (26), uno por uno, fueron puestos en libertad sin sentencia, bajo fianza ficticia o simplemente sin fianza, con excepción de seis de ellos.

La impotencia y la indecisión de este Gobierno en perpetuo reajuste proporcionaba a los independentistas (27) un argumento irrefutable: “La independencia de Catalunya” (28).

Un hecho ha preocupado a la Unión Europea (29): la oposición extremadamente violenta que el Gobierno del PP (30) hacía a los independentistas (31).

Paralelamente, podían observarse no pocos síntomas de que la aplicación el 155 (32) iba recobrando su confianza. El Presidente Rajoy decía el pasado 22/11/2017 que “Hemos sido capaces de reaccionar a tiempo con los instrumentos que el Estado de Derecho pone a disposición, y hemos vuelto la normalidad a la ciudadanía”

Este relato, que es pura ficción, está basado en el primer capítulo del libro que escribió John Reed titulado “Diez días que estremecieron al mundo” donde se narran los hechos que acontecieron en la Revolución Rusa y de la que este otoño se ha celebrado el primer centenario.

La Revolución Rusa ya sabemos cómo acabó. Está en manos de los políticos catalanes el seguir los mismos pasos de la historia rusa o seguir siendo un país de la Unión Europea, con todas sus ventajas y todos sus inconvenientes. Y eso sólo lo sabremos el 21D por la noche.

A continuación escribo literalmente los párrafos del primer capítulo en los que me he basado para escribir este relato ficción, indicando en cada momento donde se han cambiado los distintos actores políticos originales rusos por los actores catalanes y españoles. Como se puede observar las coincidencias son realmente increíbles. ¿Por qué nos empeñamos en repetir los errores de la Historia una y otra vez si tenemos los documentos que nos enseñan qué es lo que no hay que hacer?:

Para todas las manifestaciones de descontento del pueblo, los socialistas “moderados” (1) sólo tenían una respuesta: “Esperad a la Asamblea Constituyente (2), que se reunirá en diciembre”. Esto no satisfacía a las masas (3). Lo de la Constituyente (4) estaba bien, pero ¿olvidábanse los fines concretos por los cuales se había hecho la revolución (5) y se pudrían sus mártires en el Campo de Marte (6)?

La multitud de obreros y soldados (7) (…) había obligado a la Duma Imperial (8) a asumir contra su gusto (9) el poder supremo (10), fueron las masas populares, obreros, soldados y campesinos (11), las que imprimieron todos estos cambios a la dirección de la revolución (12). (…) Fue su Sóviet (13) quien lanzó al mundo los términos de la paz rusa (14): (…) derecho de los pueblos a disponer de sí mismos.

Los bolcheviques, que entonces no eran más que un pequeño grupo político, se pusieron a la cabeza del movimiento. Fracasó éste, de manera desastrosa, y la opinión pública se volvió contra ellos (15). (…) Comenzó entonces la caza despiadada de bolcheviques (16). Se encarceló a varios centenares (17). (…) Lenin y Zinoviev tuvieron que esconderse (18) para escapar a la justicia. Quedaron suspendidos los periódicos del partido (19). Provocadores y reaccionarios (20) acusaron a los bolcheviques (21) de ser agentes de Alemania (22), y tanto insistieron en ello, que el mundo entero (23) acabó por creerlos.

Pero el gobierno provisional (24) se vio en la imposibilidad de fundamentar sus acusaciones. Se reveló que los documentos que habían de probar la inteligencia con Alemania (25) eran falsos. Los bolcheviques (26), uno por uno, fueron puestos en libertad sin sentencia, bajo fianza ficticia o simplemente sin fianza, con excepción de seis de ellos.

La impotencia y la indecisión de este Gobierno en perpetuo reajuste proporcionaba a los bolcheviques (27) un argumento irrefutable (…): “¡Todo el poder a los Sóviets!”.(28)

Un hecho ha preocupado a los observadores extranjeros (29): la oposición extremadamente violenta que el Comité Central Ejecutivo de los Sóviets, los Comités Centrales del Ejército y de la Flota (30) (…) hacían a los bolcheviques (31).

Paralelamente, podían observarse no pocos síntomas de que la reacción (32) iba recobrando su confianza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s