Tecnología inútil: utilizar el progreso como gancho de venta

Todo proceso o avance tecnológico no debería ser catalogado como bueno o como malo en sí mismo. Creo que para poder establecer una calificación moral de dicho avance es necesario tener en cuenta dos vectores: el primer vector se definiría a partir de la finalidad para qué ha sido diseñada esa tecnología. El segundo vector se centraría en la utilidad para la que ha sido concebida dicha tecnología.

Sigue leyendo